jueves, 27 de junio de 2013

El buen amor, el mal amante

Fotografía de Diego Morales
Lo malo de hablar de un libro es que no puedes contar detalles para no destripar la emoción de los posibles lectores. Esta premisa, obligatoria y respetuosa, exige juegos malabares tan neutros y polivalentes, que se podrían aplicar a cualquier novela, con lo que se llega a una situación tan absurda como hablar de un relato sin decir nada del mismo. ¿? ¡! :0
Lo intentaré de forma académica:
¿Quién? Víctor, un septuagenario, se enamora de una veinteañera.
¿Qué? El viejo nos cuenta sus recuerdos, vicisitudes, alegrías, esperanzas, penas, reflexiones y opiniones.
¿Dónde? En la ciudad de Zaragoza.
¿Cuándo? Un año o año y medio.
¿Por qué? Porque el amor es “un oiseau rebelle que nul ne peut apprivoiser”.
¿Cómo? Con la vista, la conversación y el trato, más o menos, cotidiano.

Adecuación forma > fondo:
El monólogo interior de Víctor nos informa de la realidad, de “su” realidad. Todo lo que sabemos de la relación nos lo cuenta Víctor. Los recuerdos de Víctor van y vienen siguiendo el hilo de su pensamiento y los lectores recomponemos su vida y las circunstancias.

Cualidades estilísticas:
Sabemos que Olga Bernad ha escrito la novela porque figura su nombre en el libro, pero no porque aparezca su opinión por ningún lado. Le ha metido un chip ultramoderno al viejo en el cerebro y se ha limitado a transcribir lo que ha quedado grabado en el artilugio, plasmando su forma de hablar y los vaivenes de su pensamiento.
La novela se divide en capítulos de longitud desigual, cada uno de ellos centrado en un aspecto concreto de la historia, para que la lectura sea más amena, quizás. Si todo el texto estuviese escrito de una tirada, el resultado sería el mismo.
Otro mérito de la escritora es que ha mantenido el tono durante toda la novela, sin altibajos.
Otro mérito es el personaje. Víctor es una invención, un viejo con su ADN y su DNI propios pero, a la vez, un tipo que nos resulta familiar. Olga Bernad no nos pone ni a favor ni en contra. Personalmente, lo considero un grandísimo hijo de la gran puta.
Otro mérito. Víctor es humano: cruel, irónico, mordaz, tierno, hijoputa, todo en uno.
Otro mérito: Si leemos la novela como si fuese anónima, nunca podríamos saber si la ha escrito un hombre o una mujer. Lo que demuestra que no hay literatura femenina ni masculina. Es más, Olga Bernad podría ser lapidada por feministas.

Opinión personal: Me ha gustado mucho la novela, odio a Víctor, he disfrutado reconociendo palabras o expresiones que, siendo aragonesas, son murcianísimas (a la historia me remito) (charrar, malmeter, achuchar, caletre, equilicuá…) y no me ha dejado indiferente.

Defectos: el precio. De acuerdo que es una edición muy cuidada, las ilustraciones son una preciosidad y todos tienen que vivir de su trabajo, pero el precio me parece un pelín caro. Pero merece la pena leer la novela.

Olga Bernad, ¿para cuándo la siguiente?


“El buen amor”. Olga Bernad. Editorial Nuevos Rumbos. 2013.

12 comentarios:

Olga Bernad dijo...

Te ha gustado mucho la novela... pues ya está, jejejej. En lo demás, no me meto.
(Salvo para agradecerle la lectura y las palabras, of course!)
Me hace muchísima gracia que unos odien a Víctor y otros lo amen.
Besos, mesié.

Dyhego dijo...

Loga:
Sí, me ha gustado mucho.
En cuanto a Víctor, ¿hay alguien a quien le caiga bien? Al principio le tomas simpatía, pero luego no, es un hijoputa cabrón, jajaja. (Lo que no le quita mérito a tu personaje).
Salu2 andabateros.

Clochard. dijo...

Dyhego:

Habrá que sumarla a la lista. Lo que apuntas me ha recordado, en algunas cosas, a "La tregua" de Mario benedetti.

Salud.

Dyhego dijo...

Clochard:
No conozco ésa de Benedetti. Lo tendré en cuenta.
Salu2.

LA ZARZAMORA dijo...

Jajajajjajaja
Eres un caso.

No sé si ha sido por el análisis o qué pero me la voy a comprar y me la voy a leer.

Bizzz, murcianico.

Dyhego dijo...

Zarzamora:
A mí, por lo menos, me ha gustado.
Merci!
Salu2.

amoristad dijo...

Pinta bien,tomaremos nota...Un abrazo curioso!!

Dyhego dijo...

Amoristad:
Y se lee con facilidad y en poquito tiempo. Y es densa, bastante.
Salu2 zaragozanos.

Carlos de la Parra dijo...

Habrá que leerla siguiendo tu recomendación.

Dyhego dijo...

Carlos:
Por lo menos a mí me ha gustado mucho.
Salu2.

Anónimo dijo...

Entretiene, pero como novela deja mucho que desear. Para escribir una buena novela hay que tener mucho talento, pocas prisas y un espíritu más silencioso.

Lo dicho, entretenida novela. He leído muchas y hay que estar muy seguro de lo que se hace y se edita. Y por supuesto, con los editores.

Feliz verano para todos y todas.

Dyhego dijo...

Anónimo:
A mí me ha gustado. Le veo una buena arquitectura y los personajes son verosímiles. Tampoco es predecible. Estos detalles me parecen muy importantes en una novela.
Salu2 y feliz verano.